El nuevo cava de RESERVA IBÉRICA es el maridaje perfecto para equilibrar y potenciar la riqueza gustativa del jamón ibérico de bellota, logrando la armonía perfecta.

Desde hace años se ha considerado al vino tinto como el perfecto acompañante para el jamón
ibérico de bellota. La realidad es que el vino tinto es una bebida con mucha fuerza y presencia, por
lo que se recomienda tomarlos por separado. En cambio, los vinos espumosos como el cava, con
sus notas refrescantes y acidez equilibrada, actúa como limpiador de paladar y complementa el
perfil graso y salino del jamón.
El jamón ibérico y el cava armonizan a la perfección. Por esa razón RESERVA IBÉRICA, líder en
selección de productos ibéricos de alta calidad, de la mano de uno de los mejores productores de
cava, premiado al mejor cava Gran Reserva en el 2020, considera este espumoso Brut Reserva
como el verdadero aliado para sus jamones de bellota 100% de larga duración.
CARACTERÍSTICAS DEL CAVA BRUT

Este cava destaca por tener personalidad propia y una complejidad aromática. Es cierto que el
jamón combina con infinidad de ingredientes, pero la mejor manera de disfrutarlo es recién cortado
y acompañado de este espumoso. Es tan importante elegir productos de calidad como saber
combinarlos.

 

La robustez e intensidad de este cava, no sólo proviene de las variedades
tradicionales como Macabeo, Xarel·lo y Parellada, sino también de su
elaboración. Contiene un meticuloso proceso de fermentación lenta y crianzas prolongadas que confieren a este cava, notas complejas y una estructura con el poder de equilibrar el sabor intenso del jamón de bellota.

Para degustar al máximo el curado del jamón es importante que el cava sea bajo en azucares. Por lo que el Brut Reserva sería el óptimo. Los matices de este cava, resaltan las notas terrosas, nutridas y profundas del jamón de bellota, creando un equilibrio que es difícil de superar.
Imagina disfrutar de la combinación del nuevo cava Brut Reserva junto a las exclusivas piezas de
jamón con más de 80 meses, casi siete años, en una curación natural y artesanal. Una textura que
además de derretirse en la boca contiene una calidad sublime.

 

EL VINO TINTO SOLAPA MIENTRAS QUE EL CAVA RESALTA

Tradicionalmente se había asociado el consumo de jamón con el vino tinto, ambos productos propios de la gastronomía española. Se solía priorizar vino tinto o de crianza en este tipo de catas.

Poco a poco el vino blanco y los espumosos han ido ganando posiciones, hasta convertirse en el aliado perfecto del jamón. Normalmente el jamón al meterlo en la boca contiene una mordida agradable y fácil gracias a su grasa. La grasa es lo que diferencia verdaderamente a un jamón de otro, por lo que al combinarlo con vino tinto lo que haremos será solidificarlos, como si tomáramos un solomillo crudo.

La potencia de sabor del vino tinto hará que los sabores se solapen, mientras que el cava es un maridaje por contraste en el que su toque espumoso hará que el sabor del jamón resalte. Al consumirlo se experimenta una sensación de limpieza y frescura en boca que hará que a continuación se aprecie de manera más adecuada el sabor del jamón.

Por revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.