Clarius Restaurant, una experiencia de sabores y emociones que potencian el paladar

Todo quien visite Barcelona, debiera pasar a comer o cenar a Clarius Restaurant. No importa si es turista nacional o extranjero. Todos quedarán gratamente sorprendidos con una carta que fusiona varias gastronomías, entre las que destacan: italiana, catalana, asiática, pero siendo la base la cocina francesa, lugar en que sus dueños se formaron.

Desarrollar una cocina auténtica, creativa, única, potenciando los productos frescos de temporada y por sobre todo conseguir la máxima satisfacción del comensal son los principales objetivos que llevaron a Clarius Restaurant a abrir sus puertas al público en agosto del 2018.

 

El nombre de Clarius, nace de la combinación de los nombres de sus dueños, Clara y Darius, quienes son pareja hace más de 4 años y comparten una misma pasión: la cocina auténtica, creativa, combinada con estilos y técnicas diferentes.

Clara es catalana y Darius es francés. Ambos son cocineros con muchísima experiencia, trayectoria  y destacan por su creatividad al momento de cocinar. Han venido desde Francia para cumplir el gran sueño de sus vidas: abrir un restaurante. “Elegimos instalarnos en Barcelona para estar cerca del mar, por el increíble clima que se da en la zona y porque tiene excelente conexión con Francia’’, cuenta Clara.

Fue así como nace Clarius Restaurant, el cual ya lleva casi un año en marcha y cuya gastronomía ha logrado resaltar a través de sus platillos únicos, destacando sus diferentes sabores, texturas a través de menús originales, pero respetando siempre el producto.

Están ubicados en pleno corazón del barrio San Antonio, una de las zonas más turísticas de Barcelona, en un local pequeño, pero que al mismo tiempo les permite un trato cercano y directo con el cliente,  otorgando un ambiente acogedor, familiar y único.

 

 

Y es que todo en Clarius está minuciosamente pensado para satisfacer al cliente y hacer que el comensal viva una experiencia diferente, innovadora y quiera siempre regresar. Todo tiene una finalidad, desde la disposición y espacios entre las mesas, la luz, la decoración del lugar y la cocina. Desde que entras, te vez envuelto en un ambiente acogedor y singular. La barra, el mobiliario, la combinación de colores y aromas, es perfecto.

La buena organización, transmitir emociones a través de los platillos y el «savoir faire», expresión francesa que hace alusión al arte de saber disfrutar de la vida, son los pilares fundamentales que le dan un sello distintivo a este lugar. Y es que hay emociones que no se pueden describir, ni traducir porque es mejor vivirlas in situ y qué mejor que hacerlo de la mano de sus dueños quienes son los encargados de llevarlas a sus comensales a través del menú que cambia y sorprende cada semana.

Todo quien vaya a Clarius podrá disfrutar de una experiencia gastronómica única, a través de sus menús originales y de la armonía de las formas, las texturas y los colores de sus platos.  Como bien explican sus dueños su filosofía y objetivos se basan en transformar una materia prima o un producto de estación en una emoción, en un sueño y en un sabor que explote al paladar al momento de probarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

La carta de Clarius abre un mundo de nuevas combinaciones y posibilidades. Si los comensales desean, los platillos se pueden compartir para poder probar varias alternativas de la carta.

Otra peculiaridad, es que si alguien quiere disfrutar de una cena más íntima, los comensales pueden llamar con antelación y a partir de grupos de 12 personas o más, se elige un menú en particular, según sus gustos y preferencias. Se cierra el restaurante y éste queda reservado únicamente para el grupo, generando una atmósfera muy íntima y familiar.

Dentro de sus platos más icónicos, que van volviendo con las temporadas, se pueden destacar el exquisito pâté en croûte y las diversas terrinas que no dejarán a nadie indiferente. Otro imperdible es el frescor de los mejillones con cúrcuma, tomate y perejil. También destacan los tártaros de pescado con frutos exóticos, y los tártaros de carne con aliño asiático u oriental. Un plato estrella es la berenjena confitada con ajo, menta, almendras y queso de cabra. No podemos dejar de destacar los buñuelos « despeinados » de verduras (nombre que se le atribuye por su forma un poco alocada) con salsa de hierbas.

Siguiendo con platos de fondo ningún comensal que visite Clarius puede dejar de probar las carrilleras cocidas en vino tinto o los raviolis caseros, lo que vienen rellenos de langostinos, setas, o carne, dependiendo de la estación. Otra exquisitez son las carnes rellenas (ya sea de cerdo, pollo o ternera) cocidas a baja temperatura y los famosos «huevos mollet» hervidos en su punto, que le dan una textura perfecta entre la yema y la clara.

Para culminar la velada se abre la carta de postres. Toda una experiencia para los amantes de las mousse, el chocolate y los postres franceses. Destacan la mousse de chocolate con caramelo salado y crujiente de avellanas. Otro imperdible es la dulce isla flotante, las magdalenas francesas o la mousse de ricotta con cítricos, pistachos y teja de chocolate. Como recomendación, no pueden dejar de probar el pastelito de moniato con coco o la deliciosa piña asada acompañada con un crumble.

Por último y no menos importante, la calidad- precio del restaurante es excelente. Al mediodía el menú está a 17 euros con todo incluido y a la noche, la carta que tienen actualmente ofrece dos platos por 12 euros y el resto no supera los 10 euros. “Como novedad queremos adelantarles que vamos a ofrecer un menú de noche «Carta Blanca», el que se destacará por ser un menú sorpresa. Los comensales podrán degustar diferentes platitos sin saber qué son con antelación. Será una extraordinaria experiencia gastronómica que todos deberían probar’’, explica Clara.

Además, Clara nos cuenta que durante agosto estarán abiertos y esperando a todos los que quieran disfrutar de la nueva carta de verano que Clarius tiene preparada para satisfacer al comensal más exigente.

La cocina de Clarius estalla de composiciones estéticas, refinamiento y creatividad. En cada una de sus preparaciones intensifican lo sutil, estilizan lo poderoso y destacan lo cotidiano. Sin duda un restaurante para celebrar, tanto en lo que brinda el ambiente, como en lo culinario.

 

Para reservar puedes hacerlo llamando al +34677734766

o a través del formulario de su página web: formulario de reserva

revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.