Surtido quesos

Cuida tu salud y mima tu paladar

Pan de ajo sin gluten con queso suizo Appenzeller®, o cómo disfrutar de auténticas delicatessen cuidando tu salud

Disfruta plenamente de su gran sabor sin recurrir a productos sustitutivos

El queso Appenzeller®, junto con Le Gruyère AOP, Emmentaler AOP o Tête de Moine AOP es una de las variedades suizas más conocidas en España libres de gluten y lactosa

Cada vez más personas sufren alergias alimentarias que les obligan a buscar alimentos sustitutivos que no siempre tienen el sabor deseado. Pero…los amantes del queso están de enhorabuena. Los Quesos de Suiza, como el Appenzeller®, pueden presumir de que son naturalmente aptos para intolerantes a la lactosa y al gluten y, por tanto, pueden disfrutarlos todos los paladares. Otro punto más a favor, que abarata la cesta de la compra: ya no es necesario adquirir dos clases de queso distintas en una familia con algún miembro alérgico y se pueden adquirir en supermercados y tiendas especializadas.

Appenzeller

 

Tal y como se especifica en un informe para Quesos de Suiza elaborado por el Centro de Investigación en Cocina Fundació Alícia: “Son quesos inclusivos, es decir, aptos para la mayoría de la población, debido a que naturalmente son libres de lactosa gracias a su proceso de elaboración, libres de aditivos, 100% naturales ya que en el proceso de elaboración está prohibido el uso de hormonas y antibióticos”.

Los quesos suizos se elaboran desde hace centenares de años de manera artesanal, siguiendo paso a paso antiguas recetas que se han ido transmitiendo de generación en generación y todas las variedades se caracterizan por su altísimo nivel de calidad. Por todo ello, Suiza es referente indiscutible en la cultura quesera mundial.

Son quesos inclusivos, es decir, aptos para la mayoría de la población, debido a que naturalmente son libres de lactosa gracias a su proceso de elaboración, libres de aditivos, 100% naturales ya que en el proceso de elaboración está prohibido el uso de hormonas y antibióticos”, señalan desde Fundació Alícia.

 

 

Libres de lactosa

Así, y en contra de la creencia popular según la cual todos los quesos contienen lactosa porque se elaboran con leche, no es así en el caso de las variedades suizas. El porqué de la ausencia de este tipo de azúcar en estos alimentos lo encontramos en su proceso de elaboración, según explican también desde Fundació Alícia: “Y es que en las primeras 24 horas de este meticuloso y delicado procedimiento, la lactosa se transforma en ácido láctico y otras sustancias fruto de la acción de las bacterias lácticas”.

Los quesos duros y extraduros se consideran sin lactosa. El queso semiduro y el queso blando contienen trazas de lactosa. El contenido suele ser inferior a 0,1 gr. por cada 100 gr., por lo que estos tipos de queso son tolerados por la mayoría de las personas y pueden ser etiquetados “sin lactosa” por ley.

“Son quesos inclusivos, es decir, aptos para la mayoría de la población, debido a que naturalmente son libres de lactosa gracias a su proceso de elaboración, libres de aditivos, 100% naturales ya que en el proceso de elaboración está prohibido el uso de hormonas y antibióticos”, señalan desde Fundació Alícia.

“En las primeras 24 horas de su meticuloso y delicado procedimiento de elaboración, la lactosa se transforma en ácido láctico y otras sustancias fruto de la acción de las bacterias lácticas”, explican desde este centro de investigación alimentaria.

 

Libres de gluten

Los quesos suizos son aptos también para intolerantes al gluten, otro de los problemas relacionados con la alimentación más extendidos a nivel mundial. Y es que la alimentación de sus vacas se basa únicamente en pastos naturales y heno, y en ningún caso se alimentan de cereales u otro tipo de alimentos que pudieran contener gluten. Además, el hecho de que el ganado paste libremente y se alimente de hierbas y flores de los valles y montañas suizas y la no utilización de aditivos, conservantes o colorantes en la elaboración de los quesos, los convierte en un producto totalmente natural.

En definitiva, estos deliciosos quesos pueden ser saboreados por todos en cualquiera de sus variedades. Algunas de las más conocidas en España son Le Gruyère AOP, Emmentaler AOP, Appenzeller®, Tête de Moine AOP, L’Etivaz AOP, Sbrinz AOP y Vacherin Fribourgeois AOP. Todos ellos están exentos de gluten y lactosa, no contienen conservantes ni aditivos y son cien por cien naturales, artesanos y tradicionales.

 

Receta: Pan de ajo sin gluten con Appenzeller®

Ingredientes

Para aprox. 20 unidades Pan al ajo:

  • 1 Baguette de pan sin gluten, cortado en 20 pedazos
  • Aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • sal, pimienta

Aderezo:

  • 200 gr de Appenzeller®, cortado en pequeños cubos
  • 2 tomates sin semilla, cortados por la mitad y luego en pequeños cubos
  • 2 tubérculos de apio cortados en cuadritos
  • 1 ramo de orégano, hojitas cortadas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre de vino blanco
  • sal, pimienta
    ..
  • Para decorar utilizar las hojas del apio

Preparación

  • Para elaborar el pan al ajo, mezclar el aceite de oliva con el ajo y condimentar. Untar con esto los pedazos de pan y colocar debajo de la parrilla o tostar en una sartén.
  • Revolver todos los ingredientes y untar con ellos los panes. Decorar con hojas de apio.

 

Quesos de Suiza: los mejores quesos de todo el mundo

Los Quesos de Suiza son famosos en todo el mundo gracias al cuidado y a las características artesanales con las que se elaboran. El pastoreo de las vacas es obligatorio en Suiza, país donde está totalmente prohibido el uso de hormonas y antibióticos en la crianza de ganado y donde ningún queso puede fabricarse con aditivos químicos.

Para elaborar un queso suizo se utiliza casi el doble de leche que para fabricar un queso de producción industrial. Las queserías reciben dos veces al día la leche recién ordeñada para garantizar la elaboración de un producto fresco y sano. El uso de leche cruda, no pasteurizada, posibilita un sabor más intenso y potencia los aromas derivados del pasto y forrajes.

La rigurosa normativa, sometida a un estricto control por parte de la Oficina Federal de Agricultura de Suiza, garantiza la elaboración tradicional del producto desde el origen de la cadena hasta el final, momento en el que un tasador certifica que el queso tiene la suficiente calidad para llevar el sello de su región quesera. De esta manera, la denominación de origen suiza es garantía de un producto absolutamente natural.

Por revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.