Las Islas Baleares son un acierto seguro como destino de vacaciones. Las aguas turquesas del mar Mediterráneo junto con la costa escarpada y la exuberante vegetación hacen de este archipiélago un paraíso imprescindible tanto en verano como en invierno. Uno de los grandes atractivos es, sin duda, las preciosas y escondidas calas que podemos encontrar en todas las islas y las cuales se disfrutan mejor después de un pequeño recorrido por espectaculares senderos que recorren maravillas naturales y culturales.

Ruta de la Ermita de la Victoria a la playa de Coll Baix pasando por la Talaia de Alcúdia

En la península de La Victoria, al norte de la isla de Mallorca, encontramos una preciosa ruta de senderismo, de dificultad moderada y perfectamente señalizada, que en su tramo final pasa por una zona rocosa en el lateral de la playa, por lo que se recomienda llevar calzado adecuado e ir con precaución para disfrutar después de la belleza de la playa. La caminata comienza en la ermita de La Victoria subiendo por una amplia pista forestal hasta la Talaia de Alcúdia. Desde aquí se pueden contemplar unas vistas espectaculares de la bahía de Pollensa, la bahía de Alcúdia, la zona de Formentor, parte de la sierra de Tramuntana e incluso Menorca si el tiempo lo permite.

Desde aquí comenzamos la ruta circular que va bajando hasta la zona de Coll Baix, donde llegará el esperado momento de disfrutar de la magnífica playa de arena blanca y agua turquesa.

Rutas del Parc Natural de Llevant

En el Parc Natural de Llevant, al este de la isla de Mallorca, encontramos hasta 10 rutas diferentes que permiten conocer algunas de las calas vírgenes más espectaculares de todo Baleares. El camino de S’Esquena Llarga lleva a las preciosas calas de S’Arenalet des Verger y Sa Font Celada, dos imprescindibles de la zona.

A estas bellísimas calas también es posible llegar desde Cala Mitjana en un recorrido por toda la costa. Esta opción permite visitar también Cala Matzoc, donde encontramos una torre defensiva con excelentes vistas panorámicas.

Camí de Cavalls de Cala Galdana a Son Bou

Menorca es conocida por su famoso Camí de Cavalls, ruta histórica que circunvala toda la isla, de gran valor cultural que permite recorrer toda la isla en diferentes tramos. El origen de este camino parece estar en el siglo XIII, en tiempos de Jaime II, y era usado como estrategia defensiva de la isla.

En el sur de Menorca podemos recorrer un precioso camino que va de Cala Galdana a Son Bou. Desde la preciosa playa de Cala Galdana atravesamos zonas boscosas hasta llegar a cala Mitjana, magnífica opción para darse un baño o disfrutar de los barcos amarrados al fondo. El camino continúa a lo largo de toda la costa desde donde se pueden apreciar Cala Trebaluguer, Cala Fustam, Cala Escorxada y la playa de Santo Tomás. Tras continuar por la costa se llega a Son Bou, una espectacular playa de arena blanca y aguas transparentes perfecta para descansar después de la caminata.

Camí de Cavalls de Son Xoriguer a Cala Blanca

Este otro recorrido por el Camí de Cavalls nos lleva por la costa oeste de Menorca en busca de preciosas calas e impresionantes vistas. Comenzando en Son Xoriguer, cerca de la punta suroeste de la isla, continuaremos el camino hacia Punta de Sa Guarda, desde donde se puede observar el cabo y el faro d’Artrutx. Unos metros más adelante aparece Cala en Bosch, una pequeña y bonita playa de arena blanca acotada por acantilados.

El camino continúa por la costa con una vista espectacular de los acantilados. Al llegar a la Cova des Moro es posible divisar Mallorca y comenzaremos a vislumbrar la bahía de Ciutadella. La ruta continúa hacia el norte pasando por las hermosas calas rocosas des Sac des Blat, Aixada y Son Bastó, con aguas impresionantemente transparentes y calmadas que invitan al baño. Finalmente, tras atravesar Son Cabrisses, llegamos a Cala Blanca, lugar inmejorable para disfrutar de un merecido descanso.

De Sant Antoni de Portmany a playa de Sa Galera

Esta ruta por la parte noroeste de la isla comienza en la segunda población más importante de Ibiza y núcleo turístico de gran importancia: Sant Antoni de Portmany. Esta zona tuvo asentamientos púnicos, romanos y árabes y fue capital de cuartón en el siglo XIII. Además, su espléndida bahía, con calas espectaculares, bien merece una visita.

El recorrido comienza en Cala d’en Bou bordeando toda la bahía de Sant Antoni hasta el puerto. A partir de Caló el Moro comienza un sendero bien definido que nos dirige a Cam Blanc, donde una gruta alberga un Aquarium interesante para los que viajan en familia. El camino sigue la costa hasta Cala Gració y de aquí a Cap Negret, con una excelente vista desde un mirador. La ruta termina en la preciosa playa de Sa Galera, donde podremos relajarnos antes de recorrer el camino de vuelta a Cala d’en Bou.

De Portinatx a Cala d’en Serra pasando por el Faro Moscarter

Este recorrido por el norte de Ibiza comienza en Portinatx, otro importante núcleo turístico de la isla. El camino comienza en la bahía, en la cala Es Portixol, siguiendo un sendero bien marcado al borde del acantilado hasta llegar al faro de Moscarter. El sendero continúa hasta la punta des Gat y sigue toda la costa hasta la cala d’en Serra pasando por la Punta de Sa Penya.

Cala d’en Serra es un lugar espectacular, con un impresionante paisaje y una cala de cuento donde disfrutar de las maravillosas aguas de Ibiza.

Es Pujols, Llevant, Sa Guia i es Brolls

Pese a que Formentera es la más pequeña de las Baleares, podemos encontrar numerosas opciones para caminar y disfrutar de la isla y, por supuesto, terminar con un buen baño en sus paradisíacas playas. Esta ruta por la punta septentrional de la isla propone un paseo a orillas del mar por la denominada península de Es Trucadors y es perfecta para realizar en familia debido a su facilidad.

El camino comienza recorriendo la playa de Levante, en la cara este de la península, dentro del Parque Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera. Está protegida medioambientalmente por lo que apenas hay algún chiringuito. La playa está prácticamente en su estado natural. La ruta dobla la punta y continúa por Ses Illetes, la playa más famosa de Formentera debido a sus calmadas aguas turquesas y cristalinas y su espectacular arena blanca, hasta llegar al Estany des Peix, una pequeña laguna natural abierta al mar.

La ruta termina bordeando el lago de Es Pudent, entre las poblaciones de La Savina y Es Pujols. Esta zona tiene un alto valor paisajístico y es posible el avistamiento de aves. Las salinas que allí se encuentran son de gran calidad y una fuente económica alternativa al turismo en la isla.

Para más información

www.illesbalears.travel     www.illessostenibles.travel

natasha.martin@newlink-group.com / miguel.ledesma@newlink-group.com

Consulte aquí la normativa de acceso a los puertos y aeropuertos de las Islas Baleares: http://safetourism.illesbalears.travel/en.

Por revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.