Que es el jardín secreto del barrio de Salamanca desarrollado como el laboratorio de Ginkgo, donde nacen las propuestas culinarias del grupo, es algo que pocos conocen; lo que sí se conoce es que todo aquel que lo visita sale con ganas de repetir. Situado junto a la calle Serrano y la emblemática Puerta de Alcalá, el restaurante Ginkgo Garden, que ya se ha convertido en un imprescindible del panorama culinario y cultural madrileño, comienza el año con novedades gastronómicas y decorativas que harán que en 2022 este espacio tan mágico brille con más luz todavía.

Comida para los paladares más exigentes

En su carta, que aúna la cocina española y la asiática, destacan platos como su tartar de lomo madurado de vaca rubia gallega -que puedes tomarlo solo o en versión tapa sobre base de arroz crujiente-, sus croquetas de puerros y setas, su torrezno castizo, sus chipirones salteados, su lenguado en tempura con emulsión de albahaca Thai, el tataki de solomillo y, por supuesto, su rabo de toro. Todo aquel que lo prueba, repite seguro.

El restaurante acaba de ampliar su carta con diez nuevos platos creados exclusivamente para sus clientes y, como para gustos están los colores (¡y los alimentos!), ha optado por presentar una propuesta de tonalidades muy diversas que unidas combinan a la perfección.

Los amantes del verde y platos más ligeros no podrán resistirse a la ensalada de queso de cabra con nueces, pasas y vinagreta de miel y Módena, la tempura de verduras frescas de temporada, las tradicionales alcachofas confitadas con velouté de jamón y el siempre apetecible pisto con Airbag de huevo y jamón crujiente; todo ello elaborado con ingredientes de primera calidad y productos de temporada. Pasando a los azules, los paladares que tiren más por los sabores del mar podrán abrir apetito con las rabas de calamar con alioli de lima y terminar degustando un espectacular lomo de lubina con Menier de chalota encurtida y patatas primor o tartar de aguacate con salmón y mahonesa de lima y su propuesta de ceviche de corvina para los que buscan comidas más ligeras. Y aquellos que no se decidan y quieran experimentar con una explosión de colores no pueden salir del restaurante sin probar los ravioli de pato con piña y salsa hoisin, el brioche al vapor de pato con barbacoa coreana y hiervas frescas y el brioche al vapor con anguila ahumada, foie micuit y salsa yakiniku.

Por supuesto, como estos platos exigen un maridaje que esté a la altura de las sensaciones que proporciona cada bocado, Ginkgo Garden cuenta con una amplia oferta de elixires que lo convierten en el lugar perfecto para tomarse una copa de vino con denominación de origen, entre ellos una pequeña propuesta de coctelería que reciben los ingredientes de los “laboratorios” de Ginkgo Restaurante & Sky bar.

Además, quienes se acerquen al local pondrán la guinda a la semana con la nueva oferta gastronómica de estilo “granadino” que ha creado: “TapasGarden”. Cada domingo, entre las 12:30 y las 16:30, los clientes podrán deleitarse con una suculenta y exquisita selección de tapas que el restaurante les ofrecerá por el precio de consumición de su bebida.


Un oasis renovado en el corazón del barrio de Salamanca

Si por algo se caracteriza Ginkgo Garden es por albergar en su interior un oasis de paz y tranquilidad que envuelve a todo el que entra haciéndole perder la noción del tiempo.

La distribución del espacio, que consigue unir el interior con el exterior de forma casi natural, convierte el local en un maravilloso jardín que evoca un lugar de ensueño, y un entorno como ese precisa de un interiorismo que lo acompañe. Por ello, este mes de diciembre, el restaurante ha apostado por realizar una remodelación en cuanto a la decoración y el mobiliario para poner aún más en valor el papel fundamental que cumple el diseño del local, en consonancia con la filosofía de Ginkgo Restaurantes de crear atmósferas y espacios únicos. Tanto el nuevo arco de entrada al comedor, donde los clientes pueden ya apreciar la nueva decoración floral, como la línea de matices de colores del mobiliario de la terraza, todo contribuye a hacer de Ginkgo Garden un sitio tranquilo donde disfrutar en compañía.

Más que un restaurante, una experiencia

Ginkgo Garden es parada obligatoria no solo para aquellos que quieran degustar una deliciosa comida en un entorno inmejorable, sino también para quienes deseen escapar de la rutina y vivir la esencia de la capital.

Durante la semana algunas tardes y noches (consulta la agenda aquí), el local acoge actuaciones de música de directo con un cartel envidiable de cantantes, dúos y DJs que hacen vibrar Ginkgo Garden a ritmo de los mejores hits del momento, remembers de los años 80 y 90 y los sonidos más British.

¿Quién se lo va a perder?

Por revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.