Descubriendo la intrahistoria del restaurante 4 gats

Desde su inauguración, hace más de 100 años, este emblemático establecimiento fue un lugar de reunión de algunos de los mejores artistas del s. XX. Sus paredes albergan un anecdotario tras otro.

La historia de Barcelona está repleta de pequeñas historias que le dan forma y personalidad. Situado a pocos metros del Portal del Ángel, el restaurante 4 Gats es un ejemplo perfecto ya que acumula historias protagonizadas por algunas de las personalidades más atractivas del s. XX. El local mantiene la misma ubicación que cuando abrió sus puertas en 1897: la Casa Martí, edificio modernista del arquitecto Puig i Cadafalch. Ya desde su inicio, esta taberna se hizo muy popular, sobre todo entre artistas de la época como Picasso, Casas y Rusiñol.

¿Por qué 4 Gats fue tan especial? ¿Y cómo en tan pocos años hizo tanta historia?

Josep María Ferré, propietario del histórico restaurante, cuenta algunas anécdotas del emblemático establecimiento.

Nacimiento: 12 de junio de 1897 
4 Gats fue una adaptación del cabaret ‘Le Chat Noir’ de Francia. Su fundador, Pere Romeu, trabajó algunos años en el mítico local parisino y, seducido por la experiencia, decidió abrir una réplica en Barcelona.

Nombre: 4 Gats
Corre el rumor de que el nombre de 4 Gats surgió cuando Ramon Casas aconsejó a su amigo Pere Romeu que no abriera un restaurante en Barcelona, ​​donde ya había muchos. «No vendrán ni cuatro gatos» le espetó. Y así fue como Pere Romeu bautizó su local.
Propietario: Pere Romeu
Se decía que este personaje era altruista, cultivado y amante de las artes. Pronto olvidó el sentido comercial de la taberna para fomentar su aspecto más cultural donde se concitaban tertulias, espectáculos y artes. No es de extrañar que a los pocos años el establecimiento no fuera sostenible y se viera obligado a bajar la persiana, en 1903.

El ambiente: pintoresco
4 Gats rompía con las tendencias de la sociedad de la época y rehuía los academicismos convencionales imperantes a finales del siglo XIX. La vestimenta pulcra y elegante de quienes lo frecuentaban, con abundancia de capas y sombreros de copa, eran una muestra. Se dice que Picasso se tuvo que hacer un traje a medida para poder entrar en el 4 Gats. El joven artista, que en aquel momento tenía sólo 17 años, llegó a un acuerdo con un sastre que le hizo el vestido a cambio de un retrato.
El arte: Influencia de Casas a Picasso
Picasso comienza a frecuentar 4 Gats en 1899. Allí se junta con Ramon Casas. De hecho, se aprecia en las pinturas de los dos artistas estilos muy similares coincidiendo con la época en la que ambos iban al local. A día de hoy, se puede ver la obra de los dos pintores en la sala grande de 4 Gats y sólo se puede distinguir sus obras mirando la firma del autor. Además, el propio Picasso hizo su primera exposición individual en 4 Gats.
La actualidad: Símbolo histórico barcelonés
4 Gats cerró en 1903 y no volvió a abrir como taberna / restaurante hasta finales de la década de los 70. El esfuerzo para conservar el espacio y la memoria de 4 Gats de principios de siglo XX ha sido considerable y los resultados obtenidos han valido la pena. Hace pocos meses estuvo declarado establecimiento emblemático de la ciudad y forma, sin lugar a dudas, parte viva de su historia.


revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.