• subir imagen

Descubre la increíble gastronomía del Geoparque de Molina-Alto Tajo

Catalunya Gastronómica tuvo la maravillosa oportunidad de conocer parte de la riqueza del Geoparque de la comarca de Molina-Alto Tajo y con ella su increíble gastronomía. 

Vista de parte del vasto territorio del Geoparque

Empapada de naturaleza, montañas, ríos, lagunas y campos, el Geoparque deja en evidencia el impresionante patrimonio cultural e histórico de toda la zona de Molina-Alto Tajo. De igual manera, fue inevitable conocer su opulenta gastronomía gracias a los fantásticos anfitriones que tuvimos en nuestro paso por la Comarca. 

Variedad de quesos y jamones hacen parte de la gastronomía local

Por ser una zona salvaje y puesto su gastronomía se ha desarrollado con sus recursos existentes, es oportuno decir que la cocina de esta zona se define como tradicional y ligada precisamente a su historia ganadera que ha existido a lo largo de los siglos. Por ello, el cabrito o el cordero son platos fundamentales en las mesas de los molinenses, como también el asado de cordero o cabrito al horno, que son además insignias culturales que sobreviven en el tiempo. La matanza, practica fundamental para la supervivencia de las familias y de las que se extraían todo tipo de piezas del cerdo, se conserva hoy como parte de la tradición culinaria de un pueblo que ha sabido aprovechar sus recursos para concebir una variada gastronomía local. 

Pimientos del piquillo en su salsa

Así pues, en nuestra primera parada tuvimos la ocasión de probar algunos de los platos más comunes del Geoparque, empezando por las apetecidas croquetas de cocido, siempre crujientes y al punto. La morcilla de arroz, producto de matanza más valorado de esta región ha estado también a la altura, dejando claro que el sabor y la consistencia de sus productos lo hacen precisamente tan apetecido. 

Croquetas de cocida. Al fondo, morcilla de arroz

No hay que dejar de lado las ensaladas, siempre presentes como acompañantes y que en este caso se asoman con un incomparable queso de cabra que se ha robado el protagonismo tanto por su textura como por su delicado sabor. 

Ensalada fresca de la casa con queso de cabra

Los pimientos, en este caso del piquillo y rellenos, han estado también al punto exacto, y su salsa perfecta para acompañar. Como plato principal hemos probado el cordero en su salsa, que como ya lo hemos dicho anteriormente, es este uno de los platos fundamentales del Geoparque. Tierno y suave, el plato nos ha comprobado porque es una de las recetas autóctonas con más éxito de esta zona. 

Cordero en su salsa acompañado de patatas al horno

De la misma manera y gracias a los magníficos ríos del Geoparque, la pesca ha creado una gran afición en la comarca, por lo que a su diversa gastronomía se suman manjares como la “trucha asalmonada” típica de las aguas del río Tajo o el Gallo, ríos que se dibujan a lo largo del Geoparque.

Rio Tajo 

La manera de prepararlo, frito como escabechado, siempre acompañando de ajo y patatas. Los cangrejos, preferidos por muchos, también hacen parte del variado menú de los molinenses. Tuvimos en este viaje de descubrimientos, la oportunidad de probar una de estas “truchas asalmonadas” tan apetecibles. Su carne, rosada y tierna ha permitido saborear parte de la riqueza de este magnífico lugar. 

Trucha asalmonada con ajo y tocino, especialidad de la zona

La caza, actividad característica de la Comarca propone las perdices o codornices “a la Bea”, como también los estofados o encurtidos que se realizan igualmente con carne de ciervo, jabalí o corzo. Cabe resaltar,  gracias a la gran cantidad de montes y bosques que encierran el Geoparque, la increíble variedad micología con la que cuenta la mayor parte del año. Los platos trufados, como el queso, entre otros, o la maderera de cabrito, están presentes en los inviernos más fríos del Alto Tajo, donde es precisamente la trufa negra, como las setas de cardo o los bolets los que se roban a atención de los comensales. 

Espárragos verdes regados con aceite de oliva

Los espárragos, verdes y blancos, y que por suerte pudimos degustar, también forman parte del patrimonio gastronómico de esta región. Preparados al dente y en un agradable aceite de oliva, hemos sentido el sabor propio de la naturaleza en ellos. También tuvimos la fortuna  de probar uno de estos típicos platos, setas al ajillo, preparados delicadamente y con todo el sabor que solo en esta tierra se podría obtener. 

Setas salvajes al ajillo

Como la mayoría de las tradiciones culinarias, en las épocas de escasez la necesidad crea ingeniosos platos  que se heredan y que resultan absolutamente deliciosos. Entre estos destacan las migas de pastor, las sopas de ajo o las gachas. Los “bolos con morro” otro plato surgido de la carencia, se preparan con una gran variedad tradicional de judía conocida en esta zona como “bolo de torete”. 

Las patatas también son parte de la dieta de la comarca

No podríamos dejar de  lado los postres y dulces, siempre presentes al final de los mejores platos de cada cocina. Hay que resaltar que la comarca cuenta con deliciosos y contundentes postres como la “pata de vaca”, dulce relleno de crema pastelera y que dan  ganas de chuparse los dedos. Las mieles de la zona, que también tuvimos la suerte de probar,  son conocidas igualmente por su inigualable sabor. Lo hemos comprobado al degustar otro postre típico, queso con miel que ha estado más que a la altura y nos ha dejado a todos con ganas de más. 

Queso con miel artesana de la región

Otro de los postres que tuvimos la ocasión de comer fue el bizcocho regado con salsa de chocolate, gran popular de la zona, acompañado de helado. Como es sabido, los postres se toman al final y con el toque dulce para terminar la comida con broche de oro, y nosotros, así lo hemos hecho. 

Bizcocho con salsa de chocolate y helado

Indudablemente, Catalunya Gastronómica ha pasado dos días magníficos en el Geoparque descubriendo a través su gastronomía lo más profundo de la cultura e historia que encierra esta comarca. La agradable atención de todos quienes nos han atendido, guiado y acompañado en este camino ha sido irrefutablemente maravillosa. Los cocineros, a quien agradecemos desde ahora por su increíble labor, nos han regalado la ocasión de probar sus excelentes productos, todos de proximidad y preparados de forma cuidadosa y llena de buenas intenciones.  A todos les agradecemos por permitirnos conocer vuestro extraordinario patrimonio cultural y gastronómico. Esta es sin duda una zona a conocer y descubrir, empezando, por supuesto, con una buena comida !

Simplemente descubrir la gastronomía del Geoparque de Molina-Alto Tajo ha sido una experiencia maravillosa y a repetir. 

Gracias !

 

 

revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *