5 claves para un correcto descongelado

Actualmente existe una amplia gama de alimentos congelados que nos ayudan a ganar tiempo en nuestro día a día sin renunciar a una alimentación sana y equilibrada. Para sacarles el máximo provecho y consumirlos en sus condiciones óptimas, ante todo, hay que descongelarlos correctamente o saber cuáles de ellos se pueden cocinar directamente congelados.

Sirena, la cadena española líder en alimentos congelados, nos da las 5 claves para ello:

En el caso de los productos envasados al vacío (ya sea en bolsa o en bandeja [skin pack]),  xisten dos formas de descongelarlos:

  • En el propio envase dentro de la nevera. Los alimentos se descongelan sin rebasar la temperatura de refrigeración y, por tanto, sin romper la cadena de frío. A no ser que se indique lo contrario, generalmente se deben consumir como mucho 24 horas después de su congelación.
  • Sumergirlos en agua fría, sin abrir el envase, es un proceso mucho más rápido porque la temperatura se transmite mucho mejor en el agua que a través del aire de la nevera. Este tipo de envasado impide la entrada de agua, así que mantiene al máximo la textura y calidad de los alimentos. Consumir inmediatamente.

Si vamos a cocinar mariscos crudos con cáscara, tenemos dos maneras de descongelarlos:

  • Cocer (hervido o vapor): se pueden introducir directamente congelados en el agua con sal o en el accesorio con rejilla de cualquier olla para cocción al vapor.
  • Plancha, arroces, barbacoa: sumerge estos mariscos en abundante agua con sal para mantener su equilibrio de sabor. Una vez descongelados sécalos con papel de cocina antes de cocinarlos para que no salpiquen agua una vez en la sartén, la paellera o la barbacoa.

Los pescados no envasados al vacío se deben descongelar en nevera, retirando su envoltorio. Coloca el pescado sobre una rejilla dentro de un recipiente tapado para que los jugos de descongelación queden en el fondo,  separados de la pieza. Una vez descongelado consumir en las 24h siguientes.

En cuanto a los platos preparados, fíjate bien en el modo de empleo, ya que normalmente se recomienda calentarlos o cocinarlos directamente congelados, sea en horno, en sartén o en microondas.

Las verduras, además de limpias y troceadas, se recomienda cocinarlas directamente congeladas para evitar su oxidación o pérdida de agua, sea en sartén, hervidas o al vapor.

La congelación es un sistema excelente de larga conservación que tan sólo requiere un pequeño gesto por tu parte: comprueba siempre la fecha de caducidad del envase y lee con atención las indicaciones de conservación y modo de empleo, la mejor garantía para un uso correcto.

La vida útil de los productos congelados oscila de los 9 meses hasta los 36 y hay que considerar que se trata de un consumo preferente y no de una fecha de caducidad con un riesgo para el consumidor en caso de rebasarla.

Recuerda utilizar bolsas isotérmicas para el transporte y no rebases las líneas de carga del congelador. Manteniendo la cadena de frío hasta su utilización conseguirás unos excelentes resultados.

revistacatalunyagastronomica@gmail.com

Catalunya Gastronómica es una revista centrada en el mundo de la restauración y de la gastronomía en general. Nos enfocamos también en las bebidas y en los viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.